El Cáncer de Páncreas 

"Imagen Cortesía de MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de EE. UU."

Es un trastorno en el que se forman células malignas en los tejidos pancreáticos. Este tumor maligno a menudo no presenta síntomas hasta etapas avanzadas. Por este motivo, puede ser difícil su diagnóstico. 

De acuerdo a la Sociedad Estadounidense del Cáncer, cerca de un 3% de todos los cánceres en Estados Unidos son producidos en el páncreas. En el año 2018 se diagnosticaron alrededor de 55.440 personas con este tumor maligno en ese país. 

El páncreas se ubica entre el estómago y la columna vertebral. Anatómicamente consta de un extremo más ancho denominado cabeza, la sección media se llama cuerpo y el extremo más delgado se denomina cola

Funciones del Páncreas
Este órgano cumple dos funciones principales en el organismo:

Elabora los llamados jugos pancreáticos, que ayudan a la digestión de los alimentos, denominada función exocrina.

Elabora hormonas, como la insulina y el glucagón que regulan las concentraciones de glucosa (azúcar) en la sangre, denominada función endócrina. Estas dos hormonas en conjunto facilitan el uso y almacenamiento de la energía que el organismo obtiene de los alimentos.

Cerca del 95% de los cánceres pancreáticos se inician en las células exocrinas.

Causas y Factores de Riesgo de Cáncer de Páncreas

-Dieta rica en carnes rojas y grasas y baja en frutas y verduras.

-Consumo excesivo de alcohol a largo plazo, que puede producir pancreatitis crónica, que es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de páncreas.

-Tabaco.


-Sexo femenino.

-Exposición a pesticidas.

-Tintes para cabello.

-Productos químicos utilizados en la refinación de metales.

-Antecedentes personales de diabetes o pancreatitis crónica.

-Antecedentes familiares de cáncer pancreático o pancreatitis.

-Algunas enfermedades hereditarias como: Síndrome de neoplasia endócrina múltiple tipo 1 (NEM1). Cáncer de colon sin poliposis hereditaria (síndrome de Lynch); Síndrome de von Hippel-Lindau; Síndrome de Peutz-Jeghers; Cáncer de mama y ovario hereditario. 

Tipos de Cáncer de Páncreas

Cáncer pancreático exocrino. Incluyen adenocarcinomas que representan casi la totalidad de los tumores que aparecen en el páncreas. Afectan a las células que se encargan de la producción de los jugos pancreáticos y se localizan principalmente en la cabeza del páncreas

Cáncer pancreático endócrino. Incluyen los tumores que afectan a las células donde se elaboran las hormonas tales como el glucagón y la insulina. Estos tumores son muy poco frecuentes y suelen presentarse de manera diferente, con variación en los síntomas, diagnóstico y tratamiento en relación a otros tipos de cáncer pancreáticos. 

Síntomas

El cáncer de páncreas es considerado como una enfermedad silenciosa, ya que los signos y síntomas suelen aparecer tardíamente. No obstante, cuando el cáncer avanza pueden aparecer algunos de los siguientes síntomas:

-Dolor en la parte superior o media del abdomen y la espalda.

-Coluria (orina de color oscura).

-Acolia (heces de color blanquecinas).

-Ictericia (color amarillento de la piel y conjuntivas). 

-Pérdida de peso no explicada.

-Pérdida del apetito.

-Cansancio y fatiga. 

A pesar de lo anteriormente expuesto, algunas enfermedades pueden provocar los mismos síntomas, por lo que el médico no puede diagnosticar esta enfermedad maligna sino hasta etapas muy posteriores.

Otros signos incluyen el Signo de Trousseau, que representa la formación de coágulos de sangre que aparecen de manera espontánea en los vasos sanguíneos como la vena porta, las venas profundas de los brazos y las piernas o en las venas superficiales. 

Diagnóstico

El cáncer de páncreas es difícil de detectar y diagnosticar por algunos motivos:

-No existen signos ni síntomas específicos en los estadios iniciales de la enfermedad.

-Los signos y síntomas del cáncer de páncreas, cuando se presentan, son similares a los que se presentan en otras enfermedades.

-El páncreas es un órgano retroperitoneal y está oculto detrás de otros órganos como el estómago, intestino delgado, el hígado, la vesícula biliar, los conductos biliares y el bazo.

Estudios de laboratorio. Se solicitan exámenes de sangre para medir ciertas sustancias como la bilirrubina, las enzimas pancreáticas (Amilasa y Lipasa), pruebas hepáticas, pruebas renales y bioquímica sanguínea en general. 

Marcadores tumorales. Principalmente se solicitan el CA 19-9 y el antígeno carcinoembrionario (ACE), que son sustancias elaboradas por los órganos y tejidos del organismo o por las células malignas.  

Estudios de Imágenes
Ecografía abdominal, Imágenes por resonancia magnética (IRM), Tomografía computarizada (TAC), Colangiografía retrógrada endoscópica (CPRE), Laparoscopia, Tomografía por emisión de positrones (TEP), Colangiografía transhepática percutánea (CTP); y en último término se puede solicitar una biopsia del tejido pancreático. 

Tratamiento

El tratamiento de este tipo de cáncer es multidisciplinario, es decir deben intervenir varios especialistas para el manejo adecuado de esta enfermedad. Los tratamientos que se implementarán incluyen quimioterapia, radioterapia y cirugía. 

Pronóstico
El pronóstico, es decir, la probabilidad de recuperación depende de algunos aspectos:

-Si el tumor es extirpable por medio de una operación.

-El estadio del cáncer (el tamaño del tumor y si el cáncer se diseminó fuera del páncreas hasta los tejidos cercanos o los ganglios linfáticos, o hacia otras regiones del organismo). 

-El estado general del paciente.

-Si el cáncer se diagnosticó de manera reciente o reapareció. 

El cáncer pancreático se puede controlar solo si se detecta a tiempo, es decir, antes de su diseminación, cuando es posible extirparlo completamente por medio de una cirugía. Si el cáncer ya se ha diseminado, la terapia paliativa en ocasiones mejora la calidad de vida de la persona afectada, al controlar los síntomas y las complicaciones de la enfermedad. 

Medidas Preventivas y Recomendaciones Generales

De acuerdo a la Sociedad Americana del Cáncer, no existe una manera específica de prevenir la aparición del cáncer de páncreas; no obstante, se pueden implementar algunas medidas como:

-Deja de fumar.

-Mantener un peso saludable.

-Disminuir el consumo de carnes rojas.

-Limitar el consumo de alimentos grasos.

-Mantener un peso saludable.

-Disminuir el consumo de alcohol. 

-Incrementar el consumo de frutas, verduras y granos enteros en la dieta. 

Ciertos estudios han relacionado la vitamina D con un menor riesgo de varios tipos de cáncer, entre los que se incluyen al cáncer pancreático. Sin embargo, aún se necesitan más estudios e investigaciones para conformar si la vitamina D puede ayudar a prevenir la aparición de enfermedades pancreáticas. 

El consumo de vitaminas del complejo B y ácido fólico en la alimentación. pero no en forma de tabletas, puede reducir el riesgo de cáncer de páncreas.