¿QUE ES LA TIROIDITIS?

https://www.aace.com/disease-state-resources/thyroid 

Se conoce a la tiroiditis como un grupo de trastornos inflamatorios que afectan a la glándula tiroides. Esta glándula se encarga de la elaboración de hormonas que regulan el metabolismo e influyen en el funcionamiento normal del cuerpo. 

Clasificación de las Tiroiditis

Tiroiditis agudas: Supurada y no Supurada.

Tiroiditis subaguda: Tiroiditis de Quervian; Tiroiditis silente (asintomática).

Tiroiditis crónicas: Tiroiditis de Hashimoto; Tiroiditis de Riedel; Otras tiroiditis crónicas.

Tiroiditis Aguda

Es un proceso infeccioso de la glándula tiroides, encontrándose a las bacterias estreptococo y estafilococo como los agentes infecciosos hallados con mayor frecuencia sobre todo en los casos en que se han formado abscesos tiroideos

Las posibles vías de infección para la formación del absceso en tiroides incluyen: infección grave generalizada (septicemia), invasión directa de la glándula, diseminación a través del sistema linfático, traumatismo sobre la región glandular y persistencia de la comunicación entre la tiroides y el tracto respiratorio superior, es decir, que una infección de las vías respiratorias puede desencadenar una tiroiditis.

Síntomas de Tiroiditis Aguda

Los síntomas corresponden a los de un absceso: fiebre alta, taquicardia, sudoración. Dolor en la zona (cuello) e inflamación. En muchas ocasiones, el dolor se incrementa con la deglución o con los movimientos del cuello, y de manera frecuente se extiende hacia el oído, la parte posterior del cráneo o a la mandíbula; molestias que también se pueden observar en otros procesos inflamatorios de la tiroides. 

Diagnóstico

Se determina por las manifestaciones clínicas, y de manera principal, por aspiración del contenido de la tiroides con aguja para realizar un cultivo microbiológico y poder establecer cuáles son los microorganismos causantes del proceso infeccioso.

Tratamiento

Una vez determinada la presencia de algún agente infeccioso, se instaura tratamiento antimicrobiano por vía parenteral y a dosis elevadas, por ejemplo con cloxacilina o cefazolina por vía intravenosa. 

Tiroiditis de Hashimoto

La tiroiditis de Hashimoto (TH) es un  trastorno inflamatorio de la glándula tiroidea, caracterizado por la infiltración de la tiroides con células linfocíticas, tejido cicatricial y atrofia de las células del tejido tiroideo. Es una de las causas más comunes de bocio (aumento del tamaño) de la glándula tiroidea y es una enfermedad que se presenta de manera muy común. 

En 3% de los varones y 13% de las mujeres se identifican concentraciones séricas elevadas de anticuerpos contra la tiroides. Las mujeres mayores de 60 años presentan una incidencia de 25% de concentraciones elevadas de anticuerpos contra la glándula. 

La exposición durante la niñez o en el ambiente laboral a la radiación en cabeza y cuello incrementa el riesgo permanente de tiroiditis de Hashimoto.   

Este trastorno se asocia con algunas enfermedades autoinmunes como miastenia gravis, polimialgia reumática, artritis reumatoide, arteritis de la arteria temporal, vitíligo, cirrosis biliar, hepatitis crónica activa, síndrome de Sjögren, entre otras.  

Síntomas de la Tiroiditis de Hashimoto

En la tiroiditis de Hashimoto, la tiroides revela agrandamiento difuso, consistencia firme y nodulaciones finas. Cabe recalcar que muchos individuos con este trastorno desarrollarán hipotiroidismo. Los pacientes afectados pueden indicar rigidez del cuello y dolor en menor medida. 

Muchas de las manifestaciones dependen del nivel de la hormona tiroidea. Sin embargo, en los pacientes se observa con mayor frecuencia depresión y fatiga crónica, incluso después de corregir el hipotiroidismo. 

En un 33% de los casos, los pacientes tienen síntomas leves como sequedad en la boca (xerostomía) o en los ojos (queratoconjuntivitis seca) cuando forma parte del síndrome de Sjögren.

Diagnóstico de Tiroiditis de Hashimoto

Dentro de los estudios de laboratorio que se utilizan para el diagnóstico de este trastorno están las pruebas tiroideas T3 y T4, las cuales pueden encontrarse normales, elevadas o bajas. En la gammagrafía se observa una distribución irregular del trazado de la tiroides. 


Se deben determinar el nivel de los anticuerpos antitiroideos. Los anticuerpos antitiroglobulinas y microsomales son detectados en todos los pacientes con TH. También es suma utilidad el estudio del material obtenido por aspiración con aguja del tejido tiroideo. 

Tratamiento de la Tiroiditis de Hashimoto

Debe ser realizado por el médico especialista (endocrinólogo), para un adecuado control y manejo. 

Tiroiditis Aguda No Supurada

Los traumatismos agudos sobre la zona de la glándula tiroides, o la presión continua de manera crónica sobre la región tiroidea, han sido implicados como causa de tiroiditis. En algunos individuos sometidos a tratamiento con yodo radiactivo por la presencia de un cuadro de hipertiroidismo, puede aparecer un cuadro de tiroiditis que generalmente desaparece de manera espontánea en el transcurso de dos semanas. 

Tratamiento

El tratamiento posradiación es de carácter sintomático, ya que evoluciona de forma espontánea hacia la resolución del cuadro. Si se presentan signos y síntomas de hipertiroidismo, el endocrinólogo administrara fármacos como el propanolol de acuerdo a la severidad del cuadro clínico. El dolor y la sensibilidad se resolverán con la utilización de analgésicos como el paracetamol o el ácido acetilsalicílico. 

Tiroiditis Subaguda de Quervain

Este trastorno afecta a personas entre la segunda y quinta décadas de la vida, es muy poco común en niños.

Afecta a mujeres más que a hombres en una relación 6 a 1.

Causas

Se ha postulado que la causa de esta enfermedad es de origen viral. De manera frecuente la precede una infección del tracto respiratorio superior, puede haber una fase previa con dolores musculares, malestar y fatiga, en ocasiones aparece durante el brote de una afección viral específica. 

Síntomas

Se observa la presencia de dolor en la zona tiroidea, que con mucha frecuencia se irradia hacia el oído o la mandíbula, aunque en ocasiones el paciente lo percibe en forma de molestias en la garganta. Pueden presentarse también dolores musculares, cansancio y elevación moderada de la temperatura corporal. 

La glándula tiroides suele estar aumentada de tamaño hasta 2 a 3 veces del tamaño normal, se la puede palpar de consistencia dura y dolorosa. Las primeras semanas del cuadro, el paciente puede tener los signos y síntomas de un hipertiroidismo, esto es debido a que el proceso inflamatorio provoca liberación de las hormonas almacenadas, lo que determina la elevación sérica de T3 y T4

Diagnóstico

Se utiliza la gammagrafía tiroidea, especialmente durante la etapa hipertiroidea de la enfermedad, ya que se observa una captación muy baja de I131, por la destrucción inflamatoria de la arquitectura folicular de la glándula, lo que lleva a una disminución o supresión de la producción de la TSH, que es la hormona estimulante de la tiroides, por la elevada concentración en sangre de T3 y T4.


Tratamiento

Debe ser implementado por el médico endocrinólogo, que se encargará de supervisar el manejo y control de la enfermedad. 


Tiroiditis de Riedel

Se caracteriza por el reemplazo del tejido tiroideo por tejido cicatricial (fibrosis) denso, afecta principalmente a mujeres de 30 a 50 años. De manera muy frecuente está asociada a procesos fibrosos del retroperitoneo, mediastino, tejido retroorbitario o de las glándulas lagrimales. 


Síntomas y Diagnóstico

Se presenta con síntomas de presión a nivel del cuello, dificultad para respirar (disnea) y para tragar (disfagia). El dolor no es un síntoma fundamental y el tamaño de la tiroides varía mucho. 


Tratamiento

Se debe realizar una descompresión quirúrgica para aliviar el estridor o la disfagia, aunque los especialistas no recomiendan una extirpación total de la glándula, para no afectar a otras estructuras como los nervios laríngeos recurrentes y las glándulas paratiroideas.