Insuficiencia respiratoria

Por - octubre 09, 2019

EL SÍNDROME DE INSUFICIENCIA RESPIRATORIA AGUDA (SIRA)

Anatomía, Pulmones, Respiración, Humana, De Salud
Anatomía del aparato respiratorio

Es un trastorno caracterizado por el inicio de dificultad para respirar que posteriormente evoluciona a insuficiencia respiratoria, por lo general, en un lapso de siete días posteriores a una lesión clínica demostrada, deterioro de la oxigenación y aparición de opacidades en ambos pulmones en las radiografías, las cuales no se explican por un derrame pleural, atelectasia o nódulos pulmonares.

Causas

Trastornos de las vías respiratorias: Asma, exacerbación aguda de bronquitis crónica o enfisema. Obstrucción de faringe, laringe, tráquea, bronquio principal o bronquio lobular por moco, masa o cuerpo extraño.

Liquido (edema) en los pulmones: Presión hidrostática aumentada. Disfunción del ventrículo izquierdo, por ejemplo, isquemia del miocardio, insuficiencia cardíaca. Insuficiencia de la válvula mitral. Obstrucción del flujo de salida de la aurícula izquierda (p. ej. Estenosis mitral).

Estados de sobrecarga de volumen: aumento de la permeabilidad de capilares pulmonares, lesión aguda del pulmón.

Trastornos del tejido pulmonar: Neumonía, enfermedades intersticiales del pulmón. Síndromes de hemorragia alveolar difusa, aspiración, contusión pulmonar.

Trastornos vasculares pulmonares: Tromboembolia, embolia gaseosa, embolia de líquido amniótico. Trastornos de pared torácica, diafragma y pleura: Fractura costal, tórax inestable, neumotórax, derrame pleural, ascitis masiva, distensión abdominal y síndrome compartimental abdominal.

Trastornos neuromusculares: Enfermedades neuromusculares primarias, síndrome de Guillain-Barré, miastenia gravis, poliomielitis, polimiositis. Daño muscular inducido por fármacos o toxinas (botulismo), organofosforados (insecticidas), bloqueadores neuromusculares, aminoglucósidos. Lesión de la médula espinal, lesión o disfunción del nervio frénico.

Alteraciones electrolíticas: hipopotasemia, hipofosfatemia. Mixedema (alteración de glándulas tiroideas). Hipertensión intracraneal, infecciones del sistema nervioso central.

Aumento de la producción de CO2: Fiebre, infección, hiperalimentación por exceso de ingesta calórica y carbohidratos. Hipertiroidismo, convulsiones, escalofrío, medicamentos.

Factores de Riesgo del Síndrome de Insuficiencia Respiratoria Aguda

-Septicemia (infección generalizada de la sangre).

-Aspiración de contenido gástrico.

-Choque (disminución severa de la presión arterial).

-Contusión pulmonar.

-Traumatismo no torácico.

-Inhalación de tóxicos.

-Ahogamiento no consumado.

-Múltiples transfusiones sanguíneas.

Síntomas

El SIRA se caracteriza por inicio rápido de dificultad respiratoria severa que suele presentarse 12 a 48 horas después del trastorno inicial. En la exploración física el médico observa respiración difícil (disnea), aumento de la frecuencia respiratoria, utilización de los músculos auxiliares respiratorios y crepitaciones. Muchos pacientes con SIRA muestran insuficiencia orgánica múltiple, que abarca especialmente a los riñones, hígado, tubo digestivo, sistema nervioso central y aparato cardiovascular.

Diagnóstico

La radiografía de tórax revela la presencia de infiltrados en ambos pulmones de manera difusa o en forma de placas que se vuelven confluentes muy rápidamente. También se observa broncogramas aéreos ( visualización de las estructuras bronquiales aireadas, como líneas oscuras dentro de un proceso de consolidación pulmonar). El tamaño del corazón es normal y no se observan derrames pleurales, o si están presentes son mínimos.

Tratamiento

Inicialmente, lo más importante es determinar y tratar el cuadro primario que provocó el SIRA. Posteriormente, se implementarán medidas precisas de apoyo para compensar la disfunción grave del aparato respiratorio que se desarrolla con el SIRA y evitar las complicaciones.

El tratamiento de la deficiencia de oxígeno (hipoxemia) que aparece en el SIRA muchas veces requiere intubación traqueal y respiración mecánica con presión positiva. El manejo de este trastorno se lo debe realizar por un equipo de intensivistas, neumólogos y otros especialistas en el área de cuidados intensivos.

0 comentarios