LAS HEMORROIDES

Las Hemorroides, Proctalgia Fugax, Próstata, Dolor
Hombre con enfermedad hemorroidal

 

Se las define como dilataciones varicosas de las venas de los plexos hemorroidales. Las hemorroides y la enfermedad hemorroidal son dos cosas distintas; las hemorroides son componentes normales del cuerpo humano y por lo tanto no requiere ningún tipo de intervención, en tanto que la enfermedad hemorroidal lo requerirá en virtud de los síntomas que provoque. 

La enfermedad hemorroidal suele cursar con dolor, picazón y de manera muy frecuente con sangrado por el recto. Es el trastorno anorrectal más común en el embarazo y el puerperio. Es más frecuente en la edad media de la vida, en muy pocas ocasiones aparece antes de los 20 años y se incrementa su incidencia a partir de los treinta años hasta la sexta década de la vida

Factores de riesgo de Enfermedad Hemorroidal

-Herencia.

-Alteraciones de la motilidad intestinal.

-Ciclo genital de la mujer: premenstruo, embarazo, parto y puerperio.

Hemorroides: Causas

Las causas que incrementan la presión en las venas del ano y que pueden favorecer la aparición de la enfermedad hemorroidal incluyen:

-Embarazo.

-Estreñimiento crónico.

-Esfuerzo al defecar.

-Permanecer de pie o sentado durante periodos prolongados de tiempo.

-Infecciones anales.



-Hipertensión portal.

Clasificación de las Hemorroides

Las hemorroides pueden clasificarse en:

Hemorroides Externas. Se originan en el plexo hemorroidal inferior, están situadas por debajo de la línea pectínea y están recubiertas por tejido especializado (epitelio pavimentoso estratificado). 

Hemorroides Internas. Están situadas por encima de la línea pectínea; se deterioran con la consiguiente distensión de los vasos sanguíneos y dislocación de las almohadillas hacia abajo. En la generación de las hemorroides internas tienen implicancia clínica el estreñimiento y el aumento de la presión abdominal, que a su vez exageran el desprendimiento y el prolapso hemorroidal. De acuerdo a la magnitud del prolapso hemorroidal se clasifican en:

Grado I. Protruyen en la luz del canal anal. Solo pueden ser visualizadas por anoscopía.

Grado II.  Se prolapsan fuera del orificio anal durante los esfuerzos o la defecación; se reintroducen espontáneamente.

Grado III. Se prolapsan fuera del conducto anal requiriendo reducción manual.

Grado IV. Son de carácter irreductibles y están permanentemente prolapsadas fuera del orificio anal

Hemorroides mixtas. La dilatación se presenta en ambos plexos hemorroidales debido a las conexiones entre los vasos sanguíneos. 

Hemorroides: Síntomas

Los síntomas más frecuentes de las hemorroides incluyen:

-Dolor anal, especialmente al sentarse o en el momento de la defecación.

-Sensación de quemazón o ardor a nivel rectal.

-Picazón en el ano. 

-Sangrado rojo rutilante al defecar.

-Sensación de salida de alguna protuberancia por el recto.

-Presencia de constante humedad en la región anal y manchado de la ropa interior.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad hemorroidal debe apoyarse en un examen clínico del recto y del ano, en base a los signos y síntomas que manifieste el paciente; además, se debe realizar anoscopía y Rectosigmoidoscopía. En personas mayores de 50 años, una evaluación completa del colon debería ser realizada en toda persona que refiera sangrado rectal. 

Se debe enfatizar sobre la necesidad de la valoración proctológica completa para el diagnóstico diferencial ya que se ha encontrado que un 7% de los individuos con hemorroides que no presentan síntomas pueden tener un cáncer de colon o de recto; igual concepto puede establecerse para los pacientes con anemia crónica no diagnosticada.

Tratamiento del cuadro agudo

Se deben implementar algunas medidas generales como:
Baños de asiento en agua tibia durante 10-15 minutos, 3-4 veces por día.

Medicamentos
Se pueden utilizar fármacos antihemorroidales de aplicación local, ablandadores de las heces fecales y analgésicos.
Antihemorroidales de acción local: Fluocortolona con cincocaína en forma de pomada o supositorio.
Hidrocortisona con lidocaína en forma de pomada o supositorio.

La pomada o los supositorios se pueden aplicar máximo 10 días. En las mujeres en estado de gestación no deben administrarse supositorios ni otros preparados intrarrectales, solo los productos de aplicación externa.

Los medicamentos ablandadores de las heces ayudan a disminuir el estreñimiento y el esfuerzo al defecar. Los más utilizados son: Psyllium, polvo y las cápsulas de metilcelulosa. 

Los analgésicos más utilizados son el paracetamol y el ibuprofeno.

Medidas Preventivas y Recomendaciones Generales

-Mantener una adecuada higiene anal.

-Incrementar la fibra en los alimentos (frutas, verduras, granos integrales), o también agregar preparados a base de fibra y abundante líquido. 

-No retener el deseo de evacuar.

-Evitar el esfuerzo excesivo al defecar y tampoco permanecer demasiado tiempo en el baño. 

-Evitar el rascado de las hemorroides.

-Si las hemorroides se proplapsan, intentar devolverlas a su posición habitual ejerciendo una leve presión con el dedo.

-Corregir los cuadros de diarrea.

-Usar ropa interior de algodón.

-Utilizar papel higiénico suave sin perfume ni colorante; son útiles los pañitos húmedos.

-Actividad física regular.

-Utilizar ablandadores de las heces.

Los pacientes que tengan dolor o sangrado intensos y que no mejoren con el tratamiento general, deben ser derivados al servicio de proctología para un manejo especializado.