Endometriosis

por - octubre 19, 2019

LA ENDOMETRIOSIS

Útero, Ovario, Los Ovarios, Ginecología, Embarazo
Anatomía del útero

Es un trastorno muy común en las mujeres, y se define como la presencia de tejido glandular y estromal del endometrio, fuera de la cavidad uterina (tejido ectópico). La función principal del endometrio es la de albergar al cigoto o blastocisto después de la menstruación.

La presencia de tejido endometrial ectópico en la pelvis, desencadena un proceso de tipo inflamatorio crónico dependiente de estrógenos. Las zonas más afectadas suelen ser el peritoneo y los órganos pélvicos.

La extensión de este trastorno puede variar desde escasas lesiones en órganos normales hasta la presencia de grandes quistes en ovarios con endometriosis que alteran la anatomía tubo-ovárica y fibrosis o adherencias que pueden comprometer el colon, la vejiga y los uréteres.

Se considera que esta enfermedad afecta a un 5% y 10% de las mujeres en edad reproductiva, y está relacionada de manera muy frecuente con dolor pélvico e infertilidad. La posibilidad de presentar endometriosis aumenta en mujeres con cambios anatómicos del tracto reproductivo y consecuente obstrucción al flujo de salida, igualmente en pacientes nulíparas, con infertilidad y periodos prolongados entre embarazos. 

Se ha observado que en mujeres con familiares de primer grado afectadas de endometriosis la posibilidad aumenta entre 3 a 10 veces, lo que demuestra la posible presencia de una predisposición familiar.
Un 20% a 50% de los casos de endometriosis se suelen descubrir en mujeres que son sometidas a laparoscopías diagnósticas como parte de la evaluación de infertilidad o dolor pélvico.

Causas

Hasta el momento no se ha podido determinar la causa de esta afección, no obstante se han planteado algunas teorías detalladas a continuación:

Menstruación retrógrada. Siembra de tejido endometrial menstrual, por reflujo a través de las trompas de Falopio.

Metaplasia celómica. Existe metaplasia (transformación) de epitelio célomico a tejido endometrial.

Transporte de segmentos de endometrio por vía linfática o sanguínea.

Trastornos inmunológicos: Fracaso de los mecanismos inmunológicos que determina la falta de destrucción del tejido ectópico. Macrófagos (células de la inmunidad) que están presentes en el líquido peritoneal e incentivan la secreción de factores de crecimiento y citoquinas, favoreciendo el desarrollo del tejido ectópico. 

Disminución de la actividad de las células de la inmunidad llamadas “asesinas naturales”.

Causas ambientales. Se ha considerado que la endometriosis puede ser causada por ciertas toxinas del medio ambiente, como las dioxinas, que trastornan el sistema inmune y reproductor de la mujer.

Metaplasia. La metaplasia es el mecanismo por el cual una célula se transforma en otro tipo de célula para adaptarse a su medio ambiente. Es este desarrollo lo que permite que el cuerpo humano crezca en el útero durante la gestación. Se ha sugerido que algunas células adultas pueden conservar esta capacidad adaptativa, y la presencia de sangre menstrual en la pelvis durante el periodo puede estimularlas a que se transformen en células endometriales.

Ninguna de las teorías anteriormente expuestas, pueden explicar por sí solas la naturaleza de este trastorno, por lo que es muy probable que sea producto de una combinación de ellas. La menstruación retrógrada puede aparecer en casi todas las mujeres, aunque solo un 5% a 10% de ellas desarrolla la enfermedad.

Ubicación más frecuente de la Endometriosis

-Ovarios.

-Fondos de saco anterior y posterior.

-Ligamento ancho.

-Útero.

-Trompas.

-Colon sigmoides.

-Apéndice cecal.

Ligamentos redondos.

Síntomas

Esta enfermedad es de carácter crónica. Las molestias pueden variar ampliamente de una persona a otra, e incluso muchas mujeres pueden no presentar síntomas.
Los síntomas más frecuentes son:

-Sangrado menstrual abundante acompañado de dolor.

-Dolor en la parte baja de la espalda o dolor pélvico.

-Dolor durante o después del coito.

-Sangrado intermenstrual.

-Dificultad para la concepción.

Muchas mujeres con endometriosis presentan dolor en la zona entre las caderas y la parte superior de las piernas. Otras molestias incluyen:

-Agotamiento persistente y cansancio.

-Incomodidad para defecar.

-Sangrado rectal con las heces.

-Cuando hay tejido ectópico de endometriosis en los pulmones  puede existir hemoptisis (sangrado con la tos).  

La severidad de los síntomas dependerá más del lugar donde este localizado el tejido anormal que la cantidad de tejido ectópico presente.

Diagnóstico

Son sugerentes de endometriosis el dolor, que puede estar representado como dismenorrea, dolor pélvico crónico y en algunas pacientes infertilidad.  Aunque la mayor parte de las pacientes afectadas pueden tener alguno de los síntomas mencionados anteriormente, hay que recalcar que no existe una relación directa entre la sintomatología y la magnitud del trastorno. 

Algunas mujeres no desarrollan molestias, en este caso, la endometriosis se encontrará como un hallazgo incidental durante un acto quirúrgico.  En las pacientes asintomáticas, es importante una historia clínica y exploración física adecuadas, enfocándose en el dolor, la historia reproductiva, la utilización de anticonceptivos, la historia familiar de endometriosis y cirugías previas por este trastorno.

Estudio por imágenes

La sospecha clínica de endometriosis puede ser corroborada mediante el uso de imágenes, especialmente en los casos de endometriosis ovárica, ya que no se puede realizar diagnóstico de endometriosis peritoneal o superficial.  La resonancia magnética y la ecografía transvaginal se pueden utilizar como herramienta útil en el diagnóstico de esta enfermedad. La ecografía transvaginal debe ser el examen de primera línea en los casos sospechosos de endometriosis.

Estudios de laboratorio

No existe una prueba de laboratorio específica para diagnosticar la endometriosis. El marcador Ca 125 puede estar elevado en personas que tiene un trastorno de moderado a severo. Sin embargo, puede estar elevado por múltiples causas no relacionadas con la endometriosis, por lo que no se recomienda su uso rutinario como parte de sospecha de endometriosis.

Tratamiento

Los síntomas de la endometriosis a menudo se pueden controlar con analgésicos y medicación hormonal, que ayudarán a prevenir que la enfermedad interfiera con la vida diaria. No obstante, no existe una cura conocida para esta efección. El tejido anormal en ocasiones puede ser removido quirúrgicamente para mejorar los síntomas y la fertilidad. 

Medicamentos utilizados

Los antiinflamatorios no esteroides (AINES), como el ibuprofeno y el naproxeno ayudan a calmar el dolor asociado a la endometriosis. El paracetamol puede ser utilizado en casos de dolor leve, aunque no es tan efectivo como los AINES, pero puede ser utilizado si este tipo de drogas provocan algún efecto secundario como náusea, vómito o diarrea.
Otras modalidades terapéuticas incluyen tratamiento hormonal y cirugía.


0 comentarios