Embarazo ectópico

por - octubre 27, 2019

EL EMBARAZO ECTÓPICO

Se produce cuando el óvulo fecundado no se adhiere al útero. El embarazo ectópico puede representar una emergencia médica. El tratamiento inmediato reduce el riesgo de complicaciones, incrementa las posibilidades de embarazos futuros y saludables. 

Cerca del 90% de los embarazos ectópicos es tubario. Otros sitios de implante ectópico son el peritoneo o las vísceras abdominales, el ovario y el cuello uterino. Cualquier situación que retarde o impida la migración del óvulo fecundado hacia el útero puede predisponer a la aparición de un embarazo ectópico, como el antecedente de infertilidad, enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), perforación del apéndice o intervención quirúrgica previa.

Factores de Riesgo

-Edad (35 años o más).

-Antecedentes de cirugía pélvica, abdominal o abortos múltiples.

-Antecedentes de EPI.

-Historia previa de endometriosis.

-Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual.

-Mujeres que han quedado embarazadas después de haber sido ligadas o de estar utilizando un dispositivo intrauterino (DIU).

-Pacientes que se han sometido a procedimientos para poder quedar embarazadas.

-Antecedentes de embarazo ectópico.

-Anormalidades estructurales de las trompas de Falopio.


Causas

-Inflamación y cicatrización de las trompas de Falopio debido a un trastorno previo, infección o cirugía.

-Anomalías congénitas.

-Factores hormonales.

-Trastornos médicos que afectan la forma y el estado de las trompas de Falopio y los órganos reproductores.

Síntomas

El síntoma característico es el dolor de gran intensidad en el cuadrante inferior (hipogastrio); se puede iniciar de manera repentina, ser de carácter transfictivo, intermitente y no irradiarse. Junto con el dolor pélvico puede presentarse también dolor de espalda. En cerca del 10% de los casos ocurre choque (baja severa de la presión arterial), especialmente después de la exploración ginecológica. En al menos un 65% de las mujeres existe el antecedente de menstruación anormal y la mayoría han padecido de infertilidad.

La sangre puede salir de la trompa perforada durante varios días y acumularse en cantidad importante en el peritoneo. Generalmente, la paciente refiere escaso pero persistente sangrado vaginal y a la palpación se revela la presencia de una tumoración en la pelvis; se puede advertir también distensión abdominal e íleo paralítico leve.

Otros síntomas pueden incluir:

-Dolor durante la micción o la defecación.

-Síncope.

-Aturdimiento.

-Debilidad.

-Palidez.

-Diarrea.

Estudios de laboratorio

El hemograma puede revelar anemia y leucocitosis leve. Los niveles de la hormona gonadotropina coriónica (B-hCG) pueden incrementarse de manera lenta en el transcurso de días. Para valorar la viabilidad de la gestación se puede medir la concentración de progesterona.

Estudios de imagen
La ecografía puede visualizar de manera segura la presencia de un saco gestacional de cinco a seis semanas a partir del último periodo menstrual y un polo fetal a las seis semanas, si están ubicados en el interior del útero. La cavidad uterina vacía aumenta la probabilidad de un embarazo extrauterino, que en algunos casos puede ser demostrado por medio de una ecografía transvaginal.

Una cifra de B-HCG de 6 500 mU/ml con una cavidad uterina vacía en la ecografía transabdominal es prácticamente diagnóstica de un embarazo ectópico. De igual forma, un valor de 2 000 mU/ml o mayor puede ser evidencia de un embarazo ectópico si no se identifican productos de la concepción de la cavidad uterina mediante la ecografía transvaginal.

La laparoscopia es el procedimiento quirúrgico ideal para confirmar un embarazo ectópico y en la mayoría de las veces para lograr su retiro sin necesidad de laparotomía exploradora.

Diagnóstico diferencial

El cuadro clínico y los datos de laboratorio sugerentes o confirmatorios de embarazo distinguen el ectópico de muchos trastornos abdominales agudos, como la apendicitis aguda, la enfermedad pélvica inflamatoria aguda, el quiste de cuerpo lúteo o un folículo ovárico rotos y los cálculos urinarios. El crecimiento del útero con síntomas parecidos a los de un embarazo uterino en proceso de aborto o de mola hidatiforme. 

Tratamiento

Si el diagnóstico se realiza antes de la ruptura de la trompa de Falopio, existen dos opciones de tratamiento disponibles.

Cirugía
El procedimiento quirúrgico que se realiza para extraer el producto ectópico es la laparoscopia. En este procedimiento se realiza una pequeña incisión en el ombligo o cerca de él y se inserta un dispositivo denominado laparoscopio para visualizar el área. Lo más probable es que la trompa afectada será extirpada como parte de este procedimiento.

Tratamiento farmacológico
La terapia con medicamentos es posible en los casos en que el embarazo ectópico se detecta de manera temprana. El médico inyecta metotrexato por vía intramuscular o directamente en la trompa de Falopio. Esto detiene el crecimiento celular y disuelve las células presentes. Si los niveles de B-HCG en sangre no disminuyen, el paciente puede requerir otra inyección.

Los efectos adversos del metotrexato incluyen náuseas, vómitos, dolor abdominal y posiblemente aftas bucales. Algunos médicos pueden adoptar una actitud expectante, ya que un embarazo ectópico puede terminar sin intervención.




0 comentarios