Diabetes Mellitus

por - octubre 03, 2019

LA DIABETES MELLITUS 

Principales síntomas de la diabetes

Es una enfermedad sistémica, es decir que afecta a muchos órganos del cuerpo humano. Se caracteriza por la elevación del nivel de glucosa (azúcar) en la sangre, por arriba de los valores normales. Se considera normal un valor de glucosa de hasta 100 mg/dl. Si una persona tiene un nivel de azúcar igual o superior a 200 mg/dl, tomado en cualquier momento del día, y si este valor se repite en una nueva toma en otro día, se puede considerar que padece diabetes.

Los pacientes con diabetes tienen riesgo incrementado de padecer alteraciones a nivel de la microcirculación (pequeños vasos), como ser daño en la retina, riñones; en la macrocirculación (grandes vasos), como miembros inferiores que generalmente se manifiesta como neuropatía y daño a nivel del corazón (infarto).

La diabetes tipo 2 se acompaña de hipertensión en aproximadamente el 75% de los casos y de hiperlipidemia (elevación de colesterol y triglicéridos) lo cual se considera un factor de riesgo cardiovascular.

En el Ecuador la diabetes es la segunda causa de muerte después de las enfermedades isquémicas del corazón. En el año 2016 fallecieron 2628 mujeres y 2278 hombres a causa de diabetes.

TRASTORNOS METABOLICOS PREDIABETES


Niveles de glucosa mayores a 100 mg/dl pero menores a 125 mg/dl, se consideran como alteración de la glucosa plasmática en ayunas.

Niveles de glucosa en ayunas entre 140 y 199 mg/dl después de ingerir 75 g de glucosa durante una PTGO (prueba de tolerancia a la glucosa) se consideran como intolerancia a los carbohidratos.

Personas que presentan cualquiera de estos dos tipos de alteraciones en los niveles de glucosa en sangre, se consideran como prediabéticos y tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad en el futuro.

SÍNDROME METABÓLICO


Las personas con obesidad abdominal y resistencia a la insulina presentan alteraciones metabólicas denominadas síndrome metabólico. En estos pacientes la elevación de la glucosa está asociada a niveles altos de insulina en sangre, elevación de las grasas e hipertensión que conllevan a enfermedad de las arterias coronarias (corazón) y embolias.

FACTORES DE RIESGO

1. Edad.

2. Raza.

3. Herencia familiar.

4. Sobrepeso y obesidad.

5. Diabetes durante el embarazo.

6. Sedentarismo.


8. Síndrome metabólico.

9. Síndrome de ovarios poliquísticos.

10. Alteración de los lípidos (colesterol y triglicéridos).

CAUSAS DE DIABETES

Siempre se ha considerado a la diabetes como una enfermedad de causa desconocida. Pero actualmente se reconocen muchos factores desencadenantes de este trastorno; entre éstos se encuentran, factores genéticos, ciertos tipos de virus que han sido involucrados en la destrucción de las células del páncreas que producen la insulina, que es la hormona que mantiene los niveles de azúcar en la sangre dentro de la normalidad.
A la predisposición que una persona tiene para la diabetes, se pueden sumar factores desencadenantes que precipitan la aparición de la enfermedad, como por ejemplo el sobrepeso y la obesidad y una inadecuada alimentación.

SÍNTOMAS 

Son inespecíficos y en muchas ocasiones es silenciosa y el paciente no sabe que padece la enfermedad. Ésta solo se descubre cuando en un examen de rutina o por otro motivo se detectan los valores altos de azúcar en sangre.
Algunos pacientes pueden presentar inicialmente: sed abundante, pérdida de peso, incremento del apetito y orinar frecuentemente.

DIAGNÓSTICO

Se realiza examen de sangre para detectar los niveles de azúcar antes mencionados.
Algunos pacientes requerirán pruebas especiales como el Test de tolerancia oral a la glucosa, para descartar o confirmar que tiene diabetes.

TIPOS DE DIABETES

En general se considera que existen 2 tipos de diabetes; Tipo 1 o insulinodependiente, es decir que no existe insulina en el páncreas, por lo que el paciente requiere inyecciones de insulina, es más frecuente en los niños.
La diabetes tipo 2 o no insulinodependiente, o llamada también diabetes del adulto. En este caso el páncreas si produce insulina, en poca cantidad, o existe una inadecuada utilización de la insulina, en cuyo caso se produce lo que se llama resistencia a la utilización de la insulina, por ciertas condiciones como por ejemplo la obesidad y el sobrepeso.

TRATAMIENTO

Para la diabetes tipo 1 se necesitan inyecciones de insulina y una adecuada nutrición complementaria, no sólo dieta.
En la diabetes tipo 2 se utilizan medicinas por vía oral para normalizar la glucosa. Es importante señalar que una alimentación balanceada es vital junto a la medicina para prevenir o retrasar las complicaciones a largo plazo, que son las que deterioran la calidad de vida del paciente.
La introducción de insulina al tratamiento de la diabetes tipo 2 dependerá de los niveles de azúcar y del control de la enfermedad.
Pacientes que a pesar de una buena alimentación y control con antidiabéticos orales mantengan niveles elevados de glucosa en sangre deberán recibir regímenes basados en insulina.

COMPLICACIONES DE LA DIABETES

La diabetes puede afectar a órganos y sistemas del organismo que cumplen funciones vitales para el ser humano.
Las complicaciones aparecen cuando existe un mal control o un tratamiento médico inadecuado.
1. Riñón: Insuficiencia renal terminal y por consiguiente la necesidad de realizar diálisis para mantener la vida.

2. Corazón: La más importante es el infarto que en muchas ocasiones por la propia evolución de la diabetes no suele provocar síntomas y lleva a que el paciente no sea atendido de manera oportuna. Si el infarto al corazón es masivo puede desencadenar muerte súbita.

3. Retina: Daño a nivel de la microcirculación que puede desencadenar ceguera permanente.

4. Sistema Nervioso: Trastornos de la sensibilidad que provocan entumecimiento y hormigueo en ambos pies y parte inferior de las piernas.

5. Aparato digestivo: Dispepsia, hinchazón del abdomen, alteraciones de la motilidad intestinal (diarrea y estreñimiento).

6. Metabolismo: Cetoacidosis que es una complicación caracterizada por la acidificación de la sangre que desencadena trastornos respiratorios como ser falta de aire (disnea), desorientación y que puede llegar al coma, generalmente se produce en pacientes diabéticos tipo 1. Síndrome hiperosmolar no cetósico especialmente en adultos mayores caracterizado por disnea, somnolencia, debilidad, disminución de la visión, sed excesiva, alucinaciones que pueden llevar al coma. Ambas complicaciones metabólicas se producen por niveles elevados de azúcar en sangre (400 mg o más).

7. Piel y Faneras: A nivel de la piel infecciones bacterianas como ser orzuelo, abscesos, forúnculos (acumulación de varios abscesos), foliculitis (inflamación de los folículos del pelo). Infección por hongos y bacterias en las uñas.

8. Aparato Genitourinario: En mujeres infecciones urinarias recurrentes y de difícil control, prurito (picazón) vulvar por candidiasis vaginal. En el hombre disfunción eréctil, prurito en el glande por candidiasis balanoprepucial.

MITOS Y VERDADES SOBRE LA DIABETES

Mito: Un paciente diabético no puede comer frutas.
Verdad: Las frutas contienen fibra, vitaminas y minerales, por lo tanto, se debe consumir frutas dentro de un régimen nutricional adecuado.

Mito: Las personas diabéticas tienden a enfermarse más frecuentemente.
Verdad: Los pacientes diabéticos no están más propensos que otras personas a las enfermedades si mantienen un buen control de la glucosa, por lo tanto, la calidad de vida no se deteriorará.

Mito: Utilizar insulina significa la etapa terminal de la enfermedad.
Verdad: La insulina puede ser utilizada en las primeras etapas de la diabetes para asegurar un mejor control. Posteriormente el paciente puede utilizar medicamentos por vía oral. Además, el uso de insulina puede incluso retrasar la aparición de las complicaciones que al final es lo que deteriora la calidad de vida de los enfermos y provoca la muerte.

Mito: La obesidad y el sobrepeso terminan provocando diabetes.
Verdad: No todas las personas obesas o con sobrepeso se harán diabéticas. Influyen muchos factores de los cuales ya hemos comentado, lógicamente su riesgo será mucho mayor. Por eso es indispensable llevar una alimentación saludable, actividad física suficiente para mantener un peso acorde con la talla.

Mito: Los pacientes diabéticos no pueden ingerir dulces o postres.
Verdad: Si están dentro de un régimen nutricional adecuado y óptimo para el paciente estos alimentos pueden ser ingeridos sin problemas, solo el abuso y la despreocupación conllevan a un desbalance y deterioro del padecimiento.

Mito: Consumir demasiada azúcar nos hará diabéticos.
Verdad: El hecho de ingerir mucha azúcar y alimentos dulces conlleva al riesgo de diabetes, pero con hemos analizado influyen otros factores, como la herencia, el sobrepeso, la inactividad física.
La Asociación Americana de Diabetes recomienda limitar el consumo de bebidas azucaradas para prevenir el desarrollo de este padecimiento como son: bebidas gaseosas regulares, zumo de frutas, jugos azucarados, bebidas energéticas, bebidas deportivas, té dulce.

Mito: La diabetes puede ser emocional.
Verdad: Las emociones o alteraciones de la esfera psíquica no provocan diabetes, pues esta enfermedad es un complicado trastorno metabólico en el que están implicadas muchas alteraciones de tipo hormonal que en conjunto desencadenarán la enfermedad.

Mito: La insulina provoca ceguera.
Verdad: Es un mito muy extendido, pero en realidad la insulina puede evitar que un paciente llegue a una complicación tan grave como la ceguera.


0 comentarios