Cáncer de Mama

Por - octubre 12, 2019

EL CÁNCER DE MAMA

Conciencia Del Cáncer De Mama, Mujeres, Cinta, Femenino
Símbolo del cáncer de mama

Es una tumoración maligna que se desarrolla por un crecimiento anormal de células del epitelio de los conductos o de los lobulillos mamarios, que puede extenderse a los tejidos cercanos o diseminarse al resto del organismo. Es la enfermedad maligna más prevalente en las mujeres del hemisferio occidental y es la primera causa de muerte por cáncer en la mujer en la mayoría de países alrededor del mundo.

El cáncer de las glándulas mamarias es casi exclusivo del sexo femenino, no obstante, los hombres también lo pueden padecer, por lo que se considera que la probabilidad de presentación es de 1 varón por cada 100 mujeres.

De acuerdo a cifras del Ministerio de Salud Pública en el Ecuador, en el año 2018 se reportaron 28 058 casos nuevos de cáncer, de los cuales 2787 correspondieron a cáncer de mama. En el año 2017 se registraron 670 muertes por cáncer de seno en mujeres y 3 en hombres.

Causas

El cáncer de mama se origina primordialmente en los conductos que llevan la leche de la glándula mamaria al pezón (cáncer ductal), y en mucha menor frecuencia en los lobulillos que elaboran la leche (cáncer lobulillar). En muy pocas ocasiones puede originarse en otras zonas de la mamá.

Hasta los conocimientos actuales se desconoce la causa que origina esta enfermedad, sin embargo, se han determinado algunos factores de riesgo:

Edad avanzada. En la mayoría de casos, el cáncer de mama se desarrolla después de los 50 años de edad y es poco frecuente antes de los 35 años.

Primera menstruación antes de los 12 años.

Menopausia tardía (después de los 55 años).

Primer parto después de los 30 años o nunca haber dado a luz. 

Herencia familiar de cáncer mamario.

Consumo de hormonas (estrógenos y progesterona).

Consumo de alcohol.

Raza blanca.

Alteraciones genéticas heredadas (5 a 10% de casos).
A pesar de lo anteriormente expuesto, en un 50% de los casos no se puede identificar un factor de riesgo conocido.

El cáncer de mama puede desarrollarse: a) por invasión directa, extendiéndose a los tejidos cercanos como la pared torácica (músculos y huesos) y la piel; b) por diseminación linfática, en este caso los ganglios axilares son los que resultan afectados con más frecuencia, seguidos por los situados en el área central del tórax y los ganglios supraclaviculares, y c) por diseminación a través de los vasos sanguíneos, especialmente hacia los huesos, los pulmones, el hígado y la piel.

Síntomas

En sus primeras etapas, el cáncer mamario por lo general no origina síntomas, pero conforme avanza el desarrollo de la tumoración se pueden presentar:
Tumoración palpable de consistencia endurecida, no dolorosa, no movible y bordes irregulares.
Ganglios axilares de consistencia dura, no dolorosos, de continúo crecimiento.
Hinchazón de la piel (piel de naranja).
Retracción cutánea.
Úlcera o descamación del pezón.
Telorrea (secreción sanguinolenta por el pezón).

En etapas más avanzadas se pueden encontrar síntomas que comprenden: dolor óseo, molestias mamarias, úlceras en la piel alrededor del tejido mamario, hinchazón de un brazo (próximo a la mamá con cáncer), pérdida de peso.

Es importante resaltar que muchas de las tumoraciones mamarias no son malignas; se estima que un 90% de ellas representan lesiones benignas. Los tumores suaves y elásticos suelen corresponder a fibroadenomas en mujeres de 20 a 30 años de edad y quistes en las que están entre los 30 y 40 años. Los quistes y los fibroadenomas representan lesiones benignas y no ponen en peligro la vida. 

Diagnóstico

La historia clínica permite identificar los factores de riesgo asociados al cáncer mamario. La exploración física comprende el examen de las mamas en busca de diferencias en el tamaño, retracción de la piel o del pezón, rasgos venosos prominentes y signos de inflamación. Se deben explorar las zonas axilares y supraclaviculares en busca de nódulos. El pezón se debe comprimir suavemente para determinar si hay secreciones.

Estudios de imágenes

La mamografía permite detectar tumores en la mamá antes de que se los pueda percibir por la palpación. La ecografía es de utilidad para diferenciar entre masas sólidas y quísticas, y es especialmente beneficioso en mujeres jóvenes con tejido mamario denso con una tumoración palpable que no puede ser visualizada en la mamografía. La ecografía no permite identificar las microcalcificaciones y la detección de cáncer por este medio diagnóstico es insignificante.

Complicación del cáncer de mama

Hipercalcemia. Es una complicación metabólica potencialmente fatal, y muy frecuente en el cáncer mamario; es originada por la destrucción ósea secundaria a diseminación en huesos o por producción de sustancias parecidas a la paratohormona (PTH) por parte del tejido tumoral. Las crisis hipercalcémicas representan una urgencia oncológica.

Enfermedad neurológica. Es secundaria a metástasis del sistema nervioso central. Incluye varios síndromes neurológicos; los más comunes son confusión o estupor por edema cerebral, infiltración de las meninges y compresión medular. Estos casos deben tratarse con dexametosona, seguida de radioterapia. Otras manifestaciones son diabetes insípida y secreción inadecuada de hormona antidiurética.

Tratamiento

Son varios los tipos de tratamientos que se pueden implementar en el cáncer de mama entre los que están cirugía, quimioterapia, radioterapia. No obstante, todo paciente con cáncer mamario deberá ser abordado por un equipo multidisciplinario de especialistas. La supervivencia global a los 5 años del diagnóstico de cáncer mamario, posterior al tratamiento, es del 83%.



0 comentarios