Autoexamen de mamas

Por - octubre 14, 2019

EL AUTOEXAMEN DE MAMAS

Cáncer, Mama, Cáncer De Mama, Cinta Del Cáncer De Mama
Autoexamen de mamas

Es un procedimiento que lo puede realizar la mujer para explorarse de manera física y visual con la finalidad de descubrir algún cambio en sus mamas o axilas. Aunque no es un método para determinar con certeza si hay cáncer de mama, sirve para complementar el examen clínico de la glándula mamaria (llevado a cabo por un profesional de la salud) además de la mamografía.

Las mujeres deben practicarse este examen a partir de los 20 años, aún si están en estado de gestación o después de la menopausia. El autoexamen mamario debe hacerse cada mes. Durante la edad reproductiva (presencia de ciclos menstruales) se lo puede realizar varios días, o alrededor de una semana después de que termine el periodo, ya que en esos días es menos probable que los senos estén dolorosos o inflamados. Después de la menopausia, es ideal realizarlo el primer día de cada mes.

Si la mujer están tomando hormonas, el médico le indicará cuando hacerse el autoexamen de las mamas.

Cambios mamarios a tener en cuenta

-Presencia de una tumoración.

-Secreción diferente de la leche materna.

-Cambios inflamatorios en el seno.

-Irritación o presencia de hoyuelos en la piel.

-Anomalías a nivel del pezón como dolor, enrojecimiento, descamación o hundimiento.

Como realizar el autoexamen mamario

1. Colóquese frente a un espejo que sea grande para poder visualizar los senos de manera adecuada. Revise cada seno para detectar cualquier anomalía. Inspeccione que no existan arrugas, hoyuelos o descamación en la piel. Busque cualquier secreción que emane de los pezones.

2. Observando detenidamente al espejo, junte las manos detrás de la cabeza y empújelas hacia adelante.

3. De inmediato, con las manos aplique de manera firme presión sobre las caderas e inclínese ligeramente en dirección al espejo a medida que saca los hombros y los codos hacia delante.
Siga los pasos 2 y 3 para localizar cualquier cambio en la forma o el contorno de las mamas. A medida que sigue estás instrucciones, debe sentir que los músculos del tórax se contraen.

4. Haga presión de manera ligera en cada pezón para ver si hay algún tipo de secreción.
5. Es más práctico explorar la mama acostada, ya que de esta forma, el tejido mamario se expande de manera uniforme sobre el pecho. Acuéstese de espaldas, con un brazo sobre la cabeza y una almohada o toalla doblada debajo del hombro. Con la yema de los dedos de la otra mano revise la mama y el área circundante con firmeza, cuidado y detenimiento. Busque cualquier abultamiento o tumoración extraña debajo de la piel. Palpe el tejido ejerciendo presión con los dedos en zonas pequeñas y superpuestas. 

Para estar segura de abarcar toda la mama, tómese el tiempo necesario y establezca un patrón definido: líneas, círculos o cuñas. Lo más primordial es abarcar toda la glándula mamaria y prestar mucha atención al área comprendida entre el brazo y la axila, incluyendo por supuesto, la propia axila. Debe revisarse la zona sobre la mama hasta la clavícula y seguir hasta el hombro.

Líneas. Comience en la región de la axila y lleve los dedos hacia abajo poco a poco hasta que se encuentren debajo de la mama. En seguida, mueva los dedos ligeramente hacia el centro y regrese lentamente hacia arriba. Continúe subiendo y bajando hasta que haya abarcado toda la zona.

Círculos. Empezando con el extremo externo de la mama, mueva los dedos despacio alrededor de toda la glándula dibujando un círculo. Recorra toda la mama en círculos cada vez más pequeños acercándose al pezón. Recuerde que debe revisar también la axila y la parte superior del pecho. 

Cuñas. Comience por el extremo externo de la mama y mueva los dedos hacia el pezón y regrese al extremo externo. Revise toda la mama y cubra zonas cada vez más pequeñas, en forma de cuña. No olvide explorar la axila y la parte superior del pecho. 

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda realizar tres tipos de presión para explorar la mama.

Presión ligera: Para explorar el tejido más próximo a la piel. 
Presión media: para palpar más profundamente. 
Presión firme: para palpar el tejido más profundo cercano a la pared del tórax.

Algunas mujeres repiten el paso 5 bajo la ducha. De esta forma, los dedos resbalarán más fácilmente sobre la piel enjabonada y podrán concentrarse en la localización de algún cambio.
Si la mujer descubre cualquier anomalía o tumoración sospechosa, debe buscar atención médica inmediata.



0 comentarios