Alcoholismo

por - octubre 28, 2019

EL ALCOHOLISMO

Alcoholismo, Pacientes, Alcohólicos
Hombre con problemas por el alcohol

Es una enfermedad crónica principal con factores genéticos, psicosociales y medioambientales, con frecuencia progresiva y mortal, caracterizada por un deterioro del control de la bebida, la preocupación por el alcohol, el consumo pese a las futuras consecuencias y la alteración del pensamiento, principalmente la negación (National Council on Alcoholism and Drug Dependence; American Society of Addiction Medicine).

La reciente quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) ha reemplazado los términos abuso y dependencia del alcohol por el de trastornos por consumo de alcohol para definir de manera más precisa el espectro de síntomas experimentados por los pacientes.

Los estudios epidemiológicos basados en la población han evidenciado que los trastornos por el consumo de alcohol se encuentran entre los trastornos médicos, de la conducta o psiquiátricos más frecuentes.

El alcohol contenido en una bebida alcohólica contiene etanol, que provoca un efecto sedante-hipnótico. Esta sustancia se absorbe de manera muy rápida a la circulación sanguínea del estómago y el intestino. Tras su ingestión, 30% se absorbe en la mucosa del estómago y 70% en el intestino delgado proximal. Se distribuye por los tejidos siguiendo el espacio del agua corporal y se metaboliza casi en su totalidad en el hígado.

La forma mediante la cual el alcohol desencadena sus efectos tóxicos no está del todo clara. Se conoce que trastorna múltiples neurotransmisores, como serotonina, acetilcolina y noradrenalina, entre otros; de igual modo, modifica el transporte de electrolitos como sodio, cloro, potasio, el flujo de calcio y el flujo sanguíneo cerebral.

Trastornos relacionados con el alcohol

Trastornos por el uso del alcohol

-Abuso del alcohol.

-Dependencia del alcohol.

-Trastornos inducidos por el alcohol.

-Intoxicación por alcohol.

-Abstinencia del alcohol.

-Delirium por intoxicación alcohólica.

-Delirium por abstinencia de alcohol.

-Demencia persistente inducida por alcohol.

-Trastorno amnésico persistente inducido por alcohol.

-Trastorno psicoticopersistente inducido por alcohol.

-Trastorno del ánimo inducido por alcohol.

-Trastorno de ansiedad inducido por alcohol.

-Disfunción sexual inducida por alcohol.

-Trastorno del sueño inducido por alcohol.

Diagnóstico

Dependencia del alcohol: es el diagnóstico más importante, ya que determina el alcoholismo en sí, de acuerdo a los criterios actuales. Se considera como un patrón desadaptativo del consumo de alcohol que implica un deterioro o malestar clínicamente significativo; entre los criterios más importantes se encuentran:

-Aumento de la tolerancia.

-Presencia de los síntomas de abstinencia.

-El alcohol se ingiere en cantidades cada vez mayores.

-Existe un deseo imperioso y persistente de consumo de la sustancia.

-Se emplea mucho más tiempo en actividades relacionadas con la obtención o la recuperación del consumo de alcohol.

-Reducción de actividades sociales, laborales o creativas debido al consumo.

-Imposibilidad de abandonar el consumo a pesar de ser consiente de los importantes daños sociales, psicológicos o físicos, que esto implica.

Intoxicación aguda no complicada

Se caracteriza por las siguientes manifestaciones:

-Aliento alcohólico.

-Marcha atáxica e incoordinación psicomotriz.

-Enrojecimiento facial y conjuntival (vasodilatación).

-Logorrea y disartria (lenguaje locuaz y poco comprensible).

-Euforia y desinhibición.

-Sensación de mareo.


-Taquicardia y taquipnea.

-Trastornos de la atención que van desde la somnolencia hasta la torpeza.

-Puede existir agitación psicomotriz (euforia, tristeza, ansiedad, miedo, agresividad, lenguaje incoherente y movimientos descoordinados).

Intoxicación idiosincrática por alcohol: síndrome conductual importante que aparece rápidamente después que la persona consume una pequeña cantidad de alcohol, que de forma gradual, tendría efectos conductuales mínimos. Estos individuos pueden volverse agresivos e impulsivos, por tanto representan un peligro para los demás.

Síndrome de abstinencia del alcohol: leve, moderado, grave.
Cese o disminución del consumo de alcohol de manera brusca.

Dos o más de los siguientes síntomas desarrollados dentro de pocas horas o días después del cese del consumo:

-Hiperactividad autonómica.

-Temblores incrementados de las manos.

-Insomnio.

-Náuseas o vómitos.

-Alucinaciones e ilusiones transitorias, táctiles o auditivas.

-Agitación motora.

-Ansiedad.

-Convulsiones generalizadas.

-Trastorno amnésico persistente inducido por el alcohol.

La característica primordial es la alteración de la memoria a corto plazo, especialmente antes de los 35 años de edad.

Encefalopatía de Wernicke: alteración neurológica aguda que se manifiesta por ataxia, disfunción ventricular y oftalmoplejía, puede remitir o evolucionar a síndrome de Korsakoff.

Cortocircuitos: son episodios similares a la amnesia global transitoria, pero siempre asociados con la intoxicación alcohólica.

Trastorno psicótico inducido por alcohol: aparece durante la abstinencia, puede evolucionar con alucinaciones alcohólicas o con delirios.
Otros elementos que se deben tener en cuenta para el diagnóstico positivo
Se deben tener en cuenta algunos marcadores biológicos de alcoholismo como las transaminasas hepáticas, gamma-glutamil-transpeptidasa y otros marcadores más inespecíficos.

La alcoholemia: sirve para detectar intoxicación alcohólica aguda, no diagnóstica de alcoholismo como enfermedad.

Los cuestionarios de alcoholismo: son escalas autoadministradas, estandarizadas, fáciles de aplicar y con punto de corte; son prácticas para detectar personas con problemas relacionados con el alcohol.  


0 comentarios