Insuficiencia Renal Aguda

Por - septiembre 28, 2019

La Insuficiencia Renal Aguda

Es un trastorno caracterizado por la disminución abrupta de la función renal, lo que lleva al organismo a no poder mantener el equilibrio de líquidos y electrolitos e impedir la eliminación de sustancias nitrogenadas de desecho. Aproximadamente el 5% de los ingresos hospitalarios y 30% de los ingresos en terapia intensiva son debidos a un diagnóstico de insuficiencia renal aguda, mientras que un 25% de pacientes hospitalizados desarrollará este trastorno. Además, los pacientes con falla renal aguda tienen un riesgo incrementado de muerte por todas las causas.

Causas

La insuficiencia renal aguda se divide en tres tipos: de causa prerrenal por bajo aporte de sangre, que produce disminución de la filtración de los glomérulos (unidad estructural del riñón); causa renal que provoca daño en el propio órgano y causa posrenal, es decir, lesión fuera del riñón (cálculo renal que obstruye la salida de orina u obstrucción de la vejiga urinaria).

Causas prerrenales

Son las causas más frecuentes de falla aguda de los riñones y representa 40 al 80% de los casos. El incremento de los niveles de urea y creatinina es debido al bajo aporte de sangre (hipoperfusión). Si la situación se revierte en un corto lapso de tiempo y el flujo sanguíneo es restaurado no provocará daño del tejido renal, pero si la situación persiste la hipoperfusión ocasionará necrosis y daño intrínseco del riñón.

La hipoperfusión renal ocurre por varios mecanismos como disminución del volumen intravascular, cambio en la resistencia de los vasos sanguíneos (resistencia vascular) o volumen bajo de sangre expulsado por el corazón.  Los trastornos que disminuyen el volumen sanguíneo incluyen hemorragias, perdidas de sangre por el aparato digestivo, deshidratación, orinar excesivamente, retención de líquidos en el espacio intersticial, pancreatitis, quemaduras, traumatismos y peritonitis. 

Las alteraciones en la resistencia vascular se originan por infección generalizada (sepsis), reacción a fármacos, uso de anestésicos y medicamentos que disminuyen la cantidad de sangre que expulsa el corazón. Medicamentos como los IECA utilizados para tratar la hipertensión, pueden originar daño renal, otros medicamentos son los antiinflamatorios no esteroides (AINE). Por esta razón, en enfermedades como la cirrosis hepática y la insuficiencia cardíaca, los AINE ocasionarán efectos muy nocivos.

El tratamiento de los factores dañinos prerrenales depende de sus causas, no obstante, los componentes primordiales de la terapéutica son: conservar un volumen sanguíneo adecuado, corregir las alteraciones de los electrolitos (sodio, potasio, cloro, bicarbonato) y evitar el administrar fármacos tóxicos para el riñón.

Causas renales

Los daños intrínsecos en el riñón representan la mitad de todas las causas de falla renal aguda. Se considera la probabilidad de una lesión propia del riñón después de haber descartado causas prerrenales y posrenales.

Causas posrenales

Son la forma menos frecuente de insuficiencia renal aguda y representa del 5 al 10% de los casos, sin embargo, es indispensable identificarlas ya que la mayoría de ellas son reversibles. La elevación de creatainina posrenal aparece cuando hay obstrucción del flujo de orina que proviene de ambos riñones o de un solo riñón funcionante. 

La obstrucción hace que se incremente la presión en el interior del glomérulo, lo cual ocasiona daño del tejido renal y tiene efectos prominentes en el flujo sanguíneo y en la función tubular renal lo que determina una disminución de la filtración glomerular.
Entre las causas están la obstrucción uretral, daño o mal funcionamiento de la vejiga urinaria y la obstrucción de los uréteres (conductos que llevan la orina del riñón a la vejiga) o de la pelvis renal. En los hombres la causa más común es el agrandamiento benigno de la próstata

Ciertos trastornos malignos también pueden causar obstrucción de la salida de orina como el cáncer de vejiga, próstata y cuello uterino. Entre las causas menos frecuentes están coágulos de sangre, cálculos ureterales de ambos lados del riñón y necrosis del tejido papilar renal. El paciente puede manifestar falta de la orina (anuria) o tener poliuria (orinar más frecuentemente) y dolor en la parte baja del abdomen.

Lesión renal exógena por medicamentos

Los aminoglucósidos (amikacina, gentamicina) pueden lesionar los riñones en hasta un 25% de los pacientes hospitalizados que reciben estos medicamentos. Por lo general, el daño se manifiesta cinco a diez días posteriores a la administración del fármaco. Los factores predisponentes que contribuyen a la lesión son daño renal previo, disminución del volumen sanguíneo y edad avanzada. Los aminoglucósidos pueden permanecer en el tejido renal hasta por un mes. 

Otros fármacos nefrotóxicos son la anfotericina B, vancomicina, aciclovir y algunas cefalosporinas. Los medios de contraste utilizados en los estudios radiológicos, también pueden ser nefrotóxicos y constituye la tercera causa de insuficiencia renal aguda en pacientes ingresados.

Síntomas

Los niveles elevados de urea y creatinina (uremia) en el daño renal agudo pueden provocar síntomas como náusea, vómito, malestar general y alteraciones en el nivel de conciencia. Puede aparecer hipertensión y por lo general, se altera el equilibrio de los líquidos. Pueden desencadenarse derrame pericárdico, taponamiento cardíaco y arritmias, especialmente, cuando los niveles de potasio en sangre están elevados. 

La insuficiencia renal aguda puede provocar dolor abdominal difuso, de características mal definidas, íleo (detención del movimiento intestinal) y alteración del nivel de plaquetas, por este motivo, en estos pacientes son más frecuentes los trastornos hemorrágicos y de la coagulación. A nivel del sistema nervioso central puede presentarse encefalopatía (alteración del nivel de conciencia), asterixis (temblor) y confusión.

Diagnóstico

En la falla renal aguda los estudios de laboratorio muestran elevación de los niveles de urea y creatinina en sangre. Puede existir también elevación de los niveles de potasio, que va a provocar alteraciones en el electrocardiograma. La anemia aparece como consecuencia de una baja producción de eritropoyetina en el transcurso de las semanas. La insuficiencia renal aguda es un cuadro que requiere urgente ingreso hospitalario ya que las alteraciones que desencadena pueden poner en peligro la vida del paciente.

Tratamiento

El manejo y tratamiento de esta enfermedad debe ser realizado por un médico especialista del área de nefrología.


0 comentarios