Hipertensión arterial

por - septiembre 14, 2019

LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Es una enfermedad de evolución crónica que se caracteriza por el aumento de los valores normales de la presión arterial. Se origina por el aumento de la fuerza de presión que ejerce la sangre sobre las arterias de manera permanente y sostenida.

Clasificación de la presión arterial

De acuerdo a la Sociedad Europa de Hipertensión y a la Sociedad Europea de Cardiología se define una presión arterial óptima de PAS (presión arterial sistólica) 120 mmHg y PAD (presión arterial diastólica) de 80 mmHg. Presión arterial normal: PAS 120- 129 mmHg y PAD 80- 84 mmHg. Presión arterial normal alta: PAS 130- 139 mmHg y PAD 85-89 mmHg (a la presión arterial normal y a la presión normal alta, los americanos la denominan prehipertensión.

1. Hipertensión arterial grado I
. PAS 140-159 mmHg o PAD 90-99 mmHg.
2. Hipertensión arterial grado II. PAS 160-179 mmHg o PAD 100-109 mmHg.
3. Hipertensión arterial grado III. PAS igual o mayor a 180 mHg o PAD igual o mayor a 110 mmHg.


La Hipertensión arterial sistólica aislada se define como una PAS igual o mayor a 140 mmHg, que tiene una repercusión clínica sobre todo en los ancianos.

En el Ecuador la incidencia de hiprtensión arterial supera el 9% de la población.

Causas

La hipertensión arterial puede ser dividida en dos grupos o formas: La hipertensión arterial esencial, que la padecen más del 90% de las personas y cuya causa es desconocida, es incurable pero controlable, está relacionada con factores hereditarios (familiares sobre todo de primer grado que tienen la enfermedad), factores medioambientales, estrés y factores nutricionales, relacionados especialmente con una alimentación inadecuada, y la hipertensión arterial secundaria, la cual generalmente es secundaria a una enfermedad que puede desencadenar la elevación de la presión; esta forma de hipertensión es más frecuente en personas jóvenes, por lo general menores de 30 años.
Su importancia radica en que al tratar la enfermedad preexistente la hipertensión puede desaparecer, es decir, esta forma de hipertensión es curable.

Factores relacionados con la Hipertensión Arterial

Étnicos: Las personas de raza negra tienen mayor incidencia (aparición) o posibilidades de desarrollar esta afección que las personas de raza blanca, además la hipertensión es más grave y difícil de controlar con la medicación.

Edad: La hipertensión arterial esencial aparece por lo general después de los 40 años de edad, mientras que la hipertensión arterial secundaria es más frecuente en personas jóvenes, generalmente menores de 30 años de edad.


Sexo: La hipertensión es más frecuente en los hombres que en las mujeres, no obstante, después de la menopausia la mujer alcanza los mismos porcentajes que los hombres de padecer hipertensión.


Sobrepeso y obesidad: Las personas con sobrepeso y obesidad están predispuestas a tener una presión más alta de lo normal ya que se ha determinado que el tejido adiposo abdominal posee células capaces de producir hormonas y sustancias consideradas hipertensivas que van a predisponer que estas personas desarrollen en lo posterior padecimientos como diabetes, hipertensión y problemas cardiovasculares como el síndrome metabólico.

Síntomas

Los médicos consideramos a la hipertensión como un asesino silencioso, pues generalmente no da molestias, o cuando están presentes, la persona afectada no le da mucha importancia. Puede existir un ligero dolor de cabeza (cefalea), sobre todo, en la parte posterior (región occipital) principalmente en las mañanas.

Otros síntomas que pueden presentarse son los ocasionados por las complicaciones de la hipertensión; dificultad para respirar (disnea) al hacer esfuerzo por el crecimiento anormal del corazón (hipertrofia cardíaca), dolor en el pecho por una angina o infarto del corazón. Muchas personas no saben que son hipertensas (una de cada tres personas que es hipertensa desconoce que padece esta afección).

Órganos afectados por la hipertensión arterial

Retina y Cerebro: La hipertensión lesiona la retina, cuadro llamado retinopatía hipertensiva que solo se puede detectar por medio del estudio del fondo de ojo. A nivel del cerebro puede desencadenar un accidente cerebrovascular (ictus).

Corazón y sistema cardiovascular: aumento del tamaño del corazón especialmente del ventrículo izquierdo (hipertrofia concéntrica), trastorno que es de muy mal pronóstico que puede llevar al paciente a la insuficiencia cardíaca congestiva y muerte súbita cardíaca. Alteración de la circulación periférica lo que se llama enfermedad arterial periférica que afecta sobre todo a los miembros inferiores.


Disminución del aporte de sangre oxigenada al corazón lo que puede desencadenar angina de pecho o infarto, el cual si abarca más del 40% de la superficie del corazón puede ser mortal (infarto masivo o fulminante).


Riñones: La hipertensión arterial no tratada o mal controlada puede lesionar gravemente los riñones llevando al paciente a una insuficiencia renal crónica o terminal que requerirá la necesidad de hacer diálisis para mantener la vida o la práctica de un trasplante renal.

Control de la presión arterial

Es muy importante el control de los valores de la presión, ya que guían el tratamiento médico. La Organización Mundial de la Salud actualmente establece que la presión debe ser controlada con un esfingomanómetro electrónico de brazalete pues son más exactos en la medición que los manuales tanto a nivel hospitalario como ambulatorio (consultorio, hogar).

Dos mediciones (mañana y tarde) tres a cuatro veces por semana es lo ideal, la persona debe permanecer sentada por lo menos 15 minutos antes de tomarse la presión, no debe haber ingerido alimentos ni haber realizado ningún tipo de esfuerzo.

Tratamiento

El control de la hipertensión se lo realiza con medicamentos, los cuales deben ser ingeridos todos los días por el resto de la vida del paciente afectado. En general, un medicamento, dieta saludable y actividad física adecuada es suficiente para el control adecuado de la presión.

Si al cabo de tres meses o más no se logra nivelar la presión se pueden introducir al esquema de tratamiento dos o tres medicamentos más, hasta lograr un valor de presión arterial aceptable que evite o retarde la aparición de las complicaciones de la enfermedad, que son las que llevan al paciente a la muerte.

Medidas de Prevención y Recomendaciones Generales

1. Es muy recomendable llevar una vida tranquila y evitar el estrés en lo posible.

2. Una alimentación saludable es muy recomendable. Se debe evitar la comida alta en grasas, disminuir el consumo de sal. Evitar o limitar el consumo de condimentos y encurtidos que tienen altos niveles de sal, enlatados, embutidos.

3. El consumo de café es muy controvertido, estudios anteriores indicaban que su consumo excesivo, es decir, tres o más tazas al día podrían elevar la presión.
No obstante, en un estudio reciente publicado este año en la revista de la Asociación Médica Americana, se reveló que el consumo de tres o más tazas al día de café no se relacionó con un incremento de la presión arterial, aunque al ser el café un estimulante de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial no está recomendado en personas con hipertensión de difícil o con mal control.

4. El consumo de frutas y verduras frescas es muy recomendado, por los beneficios antioxidantes de sus componentes.

5. Realizar una adecuada actividad física dentro de un programa regular de ejercicios, supervisado por el médico, ya que el ejercicio y la actividad física son reguladores naturales de la presión arterial.

6. Mantener un peso ideal es lo más adecuado, ya que el sobrepeso y la obesidad, sobrecargan el trabajo del corazón, además el tratamiento es más difícil en este tipo de pacientes, al igual que el control de la presión.

7. Disminuir o suprimir el consumo de alcohol es muy importante, es más, el alcohol puede desencadenar un padecimiento denominado cardiopatía alcohólica.

8. Suprimir el tabaco, ya que está demostrado que la nicotina es tóxica para el corazón y las arterias.

9. Tratamiento y control de la diabetes.


0 comentarios