Enfermedad Inflamatoria Pélvica

Por - septiembre 16, 2019


La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es un trastorno de carácter infeccioso que ataca al endometrio, las trompas de Falopio y los ovarios. Como la mayoría de las infecciones son causadas por bacterias de transmisión sexual, la EIP es muy prevalente en mujeres sexualmente activas. El grupo etario más afectado es el de mujeres de 15-25 años. 
Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae son las bacterias más comúnmente implicadas en la aparición de la enfermedad inflamatoria pélvica. La infección se inicia en la vagina y el cuello uterino y se extiende hacia el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. Los trastornos que generan son inflamación del útero (cervicitis), de las trompas (salpingitis), anexitis (inflamación de los anexos), pelviperitonitis y formación de abscesos de las trompas y ovarios.

La mayoría de las veces una mujer desarrolla EIP por contacto sexual sin protección con una persona infectada. Por esta razón, las mujeres sexualmente activas que tengan más de una pareja tienen mayor riesgo de contraer EIP. La enfermedad inflamatoria pélvica también puede desarrollarse como complicación de un procedimiento quirúrgico: colocación de un dispositivo intrauterino, al realizar una biopsia de endometrio o al practicar un legrado, aunque en estos casos el porcentaje de aparición es mucho menor.

Síntomas

Las molestias más frecuentes son dolor abdominal, secreción vaginal (leucorrea) y sangrado vaginal irregular. Otras manifestaciones menos frecuentes son: fiebre o escalofrío, sangrado vaginal después del coito, micción frecuente o dolorosa (disuria), dispaurenia (dolor durante las relaciones), cólicos menstruales de mayor intensidad, náusea o vómito. 

Como se Diagnostica la EIP

Existen guías diagnósticas como los criterios de Hager que orientan al médico para llegar al diagnóstico. Estos criterios están divididos en dos categorías; criterios mayores y criterios menores.

Criterios Mayores. Dolor en la parte inferior del abdomen, dolor del cuello uterino cuando el médico realiza un tacto vaginal, dolor a la exploración de los anexos, actividad sexual reciente, sobre todo en los dos últimos meses y que al practicar una ecografía se descarte otro trastorno.

Criterios Menores. Temperatura mayor de 38 grados centígrados, presencia en el hemograma de leucocitosis (más de 10.500 leucocitos), velocidad de sedimentación globular (VSG) elevada y que al realizar un test de Gran del contenido intracervical sugiera la presencia de gonococos o cultivos de secreción vaginal positivos para clamidias. Además, es importante documentar un exhaustivo historial médico de la paciente que incluya prácticas sexuales, sangrados vaginales atípicos, dispositivos intrauterinos, uso de métodos anticonceptivos y  antecedentes de dispaurenia.

Tratamiento

El tratamiento está basado en la terapia con antibióticos; algunos de los más utilizados son el levofloxacino, metronidazol, doxiciclina, etc. Además, se agregan analgésicos para disminuir el dolor hasta que el tratamiento antibiótico surta efectos. 

Qué Pacientes deben ser Hospitalizadas

Las mujeres en estado de gestación y que necesiten tratamiento vía parenteral, pacientes graves, pacientes con náuseas y vómitos intensos, con fiebre muy elevada, pacientes que presenten abscesos tuboováricos, aquellas mujeres portadoras de DIU, y en pacientes con diagnóstico dudoso como apendicitis.
El tratamiento debe extenderse a las parejas sexuales para evitar las reinfecciones. Es importante la abstinencia sexual durante el tratamiento.

Complicaciones de la Enfermedad Inflamatoria Pélvica

  • Cicatrización de los órganos pelvianos.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Embarazo ectópico.
  • Infertilidad.


0 comentarios