Dolor de Espalda

Por - septiembre 23, 2019

EL DOLOR DE ESPALDA

Es la causa más frecuente de discapacidad relacionada con el trabajo, y es uno de los motivos más frecuentes de visitas médicas. Se estima que al menos un 80% de las personas experimentarán dolor de espalda alguna vez en su vida. La mayor parte de los dolores de espalda son el resultado de una lesión, a saber: distensiones musculares o esguinces desencadenados por movimientos bruscos  o por una mecánica corporal deficitaria al levantar objetos pesados. 
Columna vertebral


El lumbago también se puede originar por ciertos trastornos, como:


-Cáncer de médula espinal.
-Ruptura o hernia de disco lumbar.
-Ciática.
-Artritis.
-Infecciones del riñón.
-Infecciones de la columna vertebral.

El dolor de espalda de carácter agudo puede durar unos cuantos días hasta unas pocas semanas, en cambio, la duración de un dolor de espalda de tipo crónico puede ser de más de tres semanas. El lumbago afecta de manera más prominente a personas entre la tercera y la quinta década de la vida. Esto se debe a los cambios degenerativos que se suscitan en el cuerpo con el envejecimiento. A medida que una persona envejece se pierde el tono de la musculatura lumbar lo que hace que la espalda sea más propensa a sufrir lesiones.

Este último hecho demuestra que fortalecer los músculos de la espalda y utilizar una buena mecánica corporal ayuda a prevenir el dolor lumbar.

Causas


Fuerza excesiva. La musculatura de la columna vertebral puede estirarse o rasgarse por una actividad excesiva. Los síntomas pueden incluir dolor y rigidez en la espalda baja así como también contractura muscular.

Lesión del disco. Los discos lumbares son propensos a lesionarse. Este riesgo se incrementa con la edad, de esta forma, el disco puede rasgarse o herniarse. La herniación del disco sucede cuando el cartílago que rodea al disco lo empuja contra el cordón espinal o las raíces nerviosas. Esto puede dar como resultado compresión de la raíz nerviosa a medida que sale de la médula espinal a través de los huesos vertebrales. La lesión del disco intervertebral, por lo general, ocurre cuando se levanta un objeto pesado o se realiza un mal movimiento.

Al contrario de una distensión muscular, el dolor ocasionado por una lesión del disco dura más de 72 horas.

Ciática. Este trastorno se puede presentar cuando un disco herniado presiona el nervio ciático. El nervio ciático interconecta a la espalda con las piernas. De esta forma, la ciática puede ocasionar dolor en las piernas y los pies. Por lo general, el dolor de la ciática se manifiesta como ardor, o como una sensación de sentir pinchazos con agujetas o alfileres.

Estenosis espinal. Este trastorno se produce cuando la columna vertebral se estrecha, lo cual ejerce presión sobre la médula y los nervios espinales. La estenosis espinal se debe más comúnmente a la degeneración de los discos. El resultado de ello es la compresión de las raíces nerviosas o la médula en sí por espolones óseos o tejidos blandos. La presión sobre los nervios espinales provoca otras molestias como: entumecimiento, calambres y debilidad.

Curvatura anormal de la columna. La escoliosis, la cifosis y la lordosis son condiciones que provocan curvaturas anormales de la columna vertebral. Por lo regular, suelen ser trastornos congénitos que regularmente se diagnostican en la infancia o durante la adolescencia. La curvatura anormal desencadena dolor y mala postura ya que ejerce presión sobre los músculos, tendones, ligamentos y vértebras. Otras causas de dolor de espalda baja incluyen: trastornos renales y de la vejiga urinaria, embarazo, quistes en los ovarios, útero fibromatoso y cáncer.

Diagnóstico


El examen físico y el interrogatorio por parte del especialista guiarán a descubrir la causa más probable que esté provocando el dolor. Se pueden solicitar exámenes de imágenes como radiografías, ecografía, tomografía computarizada y resonancia magnética.

Síntomas de Alarma


-Debilidad.
-Falla en el control de esfínteres.
-Fiebre.
Otras pruebas opcionales pueden ser densitometría ósea, electromiografía y pruebas de conducción nerviosa.

Tratamiento


El tratamiento incluye relajantes musculares, antiinflamatorios no esteroides, analgésicos opioides, corticoides para disminuir la inflamación. Para complementar el tratamiento el traumatólogo puede indicar sesiones de fisioterapia para recuperar la fuerza y la movilidad de la musculatura de la columna vertebral. Dependiendo de la gravedad o de la evolución del trastorno en algunos casos se requerirá una intervención quirúrgica para corregir la lesión.

Medidas Preventivas y Recomendaciones Generales


-Ejercitar los músculos de la espalda y el abdomen.
-Control del peso corporal.
-Levantar los objetos de manera correcta doblando las rodillas.
-Mantener una postura adecuada.
-Dormir en una superficie firme.
-Sentarse de manera correcta.
-Evitar zapatos de tacones altos.
-Evitar el consumo de tabaco, puesto que la nicotina contribuye a la degeneración de los discos lumbares y también disminuye el flujo sanguíneo.

0 comentarios