Dolor Abdominal

Por - septiembre 11, 2019

EL DOLOR ABDOMINAL

Conjunto de iconos del sistema digestivo vector gratuito
Síntomas del aparato digestivo


Es un síntoma que puede estar asociado con enfermedades leves o trastornos graves que pueden poner la vida en peligro.
Los trastornos más frecuentes de dolor abdominal incluyen la gastroenteritis y el colon irritable. Aproximadamente el 10% de los pacientes tienen una afección subyacente más grave, como apendicitis, aneurisma de aorta abdominal, diverticulitis o embarazo ectópico. En un tercio de los casos, no se puede establecer una causa específica.
Debido a que varias enfermedades pueden provocar alguna forma de dolor abdominal, sigue siendo importante un enfoque sistemático del paciente y la elaboración de un diagnóstico diferencial.
Como se indicó anteriormente las causas más comunes de dolor abdominal son la gastroenteritis (13%), el colon irritable (8%). Además, se encuentran problemas del tracto urinario (5%), gastritis (5%) y el estreñimiento (5%). En aproximadamente el 30% de los casos,  no se puede determinar la causa. 
Alrededor del 10% de los pacientes pueden tener un trastorno más grave, incluyendo problemas de vesícula biliar (cálculos biliares o discinesia biliar), problemas de páncreas (4%), diverticulitis (3%), apendicitis (2%) y cáncer (1%). En adultos mayores las causas más comunes son la isquemia mesentérica y los aneurismas aórticos abdominales, que pueden ser problemas de mayor gravedad.

Dolor Abdominal Agudo

El abdomen agudo es un trastorno que puede ser de severa gravedad, se caracteriza por dolor abdominal de comienzo súbito y que probablemente requerirá una intervención quirúrgica. Por lo general, el dolor está asociado con náusea y vómito, hinchazón abdominal, íleo (detención del movimiento intestinal), fiebre y signos de choque (disminución de la presión arterial). Una de las causas más comunes asociadas a abdomen agudo es la apendicitis. 

Principales causas de Abdomen Agudo

Infecciones: Apendicitis, colecistitis, pancreatitis, pielonefritis (infección de los riñones), enfermedad inflamatoria pélvica, hepatitis, adenitis mesentérica.
Perforación de vísceras abdominales: Úlcera péptica, ciego, divertículo.
Traumatismo abdominal. Traumas con objetos o superficies contundentes que puede afectar a estómago, hígado, páncreas, bazo y riñón.

Trastornos Mecánicos

Obstrucción de intestino delgado debido a adherencias por cirugías previas, intususcepción (introducción de un segmento intestinal dentro de otro) especialmente en niños que es una emergencia quirúrgica, tumores malignos o benignos.

Trastornos Vasculares

Isquemia intestinal por oclusión arterial, generalmente provocado por tromboembolismo de la arteria mesentérica superior.

Diagnóstico

El Médico debe realizar una historia y exploración clínica completa para poder identificar la causa más probable del dolor.
Se debe localizar la zona del dolor, momento de aparición, carácter y tipo de dolor, irradiación a otra parte del abdomen, antecedes de enfermedad previos, cirugías anteriores. Indagar sobre la presencia de síntomas extra abdominales como fiebre, escalofríos, dolor en el pecho, respiración dificultosa y en mujeres sangrado vaginal. 

Estudios de Laboratorio e Imágenes

Examen completo de sangre.
Examen general de orina.
Electrocardiograma.
Radiografía de tórax y abdomen.
Ecografía abdominal y pélvica.

Otros exámenes complementarios que se pueden solicitar son:

Tomografía computarizada.
Endoscopía digestiva alta y baja.

Tratamiento

Si un paciente presenta dolor abdominal de intensidad moderada o severa y de instauración rápida debe ser atendido de manera urgente por un médico y es contraproducente la automedicación como por ejemplo, el uso de analgésicos, puesto que puede enmascarar un trastorno de mayor gravedad y retrasar una intervención de carácter urgente que requiera un paciente.
El manejo del dolor abdominal va a depender de la situación clínica del enfermo y de la determinación de la causa del dolor. Los trastornos leves serán tratados de manera conservadora y con medidas terapéuticas como fluidoterapia por vía intravenosa, suspensión de la vía oral para disminuir la náusea y los vómitos.
Las afecciones de mayor gravedad o que representen una amenaza para la vida del paciente lo más probable es que requieran tratamiento quirúrgico.


0 comentarios