Sinusitis

Por - agosto 31, 2019


SINUSITIS E INFECCIONES DE VÍAS RESPIRATORIAS SUPERIORES

Las infecciones de las vías respiratorias, entre las que se encuentran el resfriado común y la sinusitis aguda, afectan a millones de personas cada año. El resfriado común es producido por virus, los cuales se transmiten de persona a persona y en general es de corta duración, en promedio 7 días.

La sinusitis (que es una infección de unos conductos por donde circula aire, y que son llamados senos paranasales) se produce como resultado de un síndrome gripal, aunque también puede ser el resultado de un proceso inflamatorio de las fosas nasales, una obstrucción por algún artefacto colocado a través de un procedimiento médico, o una alteración anatómica o deformación de las fosas nasales, o como consecuencia de una infección de alguna otra parte del organismo.

La sinusitis también puede ser provocada por bacterias. Otras causas menos frecuentes son las infestaciones por hongos y parásitos. Debido a que la sinusitis en su mayoría es producida por bacterias (no solo por virus), se utiliza antibióticos para combatirla.

No obstante, hay que aclarar que los antibióticos no combaten a los virus que por ejemplo, producen el resfriado común; de ahí que su uso inadecuado, puede generar resistencia a las bacterias, lo cual llevará a que ya no puedan ser tratadas con los antibióticos de uso más común, lo que a la larga generará graves complicaciones en determinados pacientes.

SÍNTOMAS 

Son característicos los siguientes:
  • Secreción nasal abundante, que al comienzo es de carácter transparente, pero que con el paso de los días se torna de color amarillo-verdosa.
  • Congestión nasal u obstrucción nasal, o lo que comúnmente se dice "tener la nariz tapada".
  • Dolor a nivel de los ojos, en la frente o en la cara, el cual puede aumentar al inclinar la cabeza hacia adelante.
  • El paso de la secreción nasal hacia la garganta, puede desencadenar el reflejo de la tos, la cual se puede volver intensa y tardar tiempo en resolverse.
  • Malestar general, debilidad.
  • Fiebre, no siempre presente.

DIAGNÓSTICO

En general, lo que necesitamos para hacer el diagnóstico de sinusitis, son los antecedentes de la enfermedad, que el paciente suele referir, y además el examen clínico.

En algunas ocasiones son necesarios estudios como radiografías, tomografías, y a veces estudios más avanzados como la resonancia magnética para confirmar el diagnóstico.

En la radiografía se puede observar opacidad de los senos paranasales, por la presencia de líquidos debido a las secreciones, en lugar de aire que es lo normal; también se puede evidenciar el engrosamiento de la mucosa nasal, lo cual puede revelar un proceso crónico o de larga evolución. Sin embargo, las radiografías no nos ayudan a distinguir si una sinusitis es producida por virus o bacterias.

El médico en ciertas ocasiones puede tomar muestras del contenido de los senos (o aspiración de los senos) para realizar exámenes de laboratorio, y poder determinar la causa de la enfermedad.

TRATAMIENTO 

1. Ingerir abundantes líquidos.

2. Reposo y horas de sueño adecuadas.

3. Descongestionantes de venta libre pueden utilizarse por no más de 3 días.

4. Los medicamentos antialérgicos, pueden utilizarse en pacientes que padecen de alergias.

5. El médico puede indicar antibióticos, si éstos son necesarios, el tipo del mismo será recomendado por el profesional, al igual que los días de duración del tratamiento.

6. No cumplir los días de tratamiento antibiótico indicado por el médico, puede generar complicaciones.

7. La automedicación por parte del paciente puede ser contraproducente.

8. Si el paciente presenta fiebre alta, rigidez de cuello, o intensos dolores de cabeza, mucha inflamación alrededor de los ojos, o cambios en el estado mental, confusión o delirio, la atención hospitalaria deberá ser inmediata.

Recomendaciones Generales

  • La automedicación sobre todo con antibióticos no es recomendable.
  • La sinusitis suele ser una enfermedad autolimitada, ya que la mayoría de las veces es producida por virus y suele durar un período de 5 a 7 días.
  • El cuadro clínico que dure más de 10 días o que no ha respondido al tratamiento médico general requiere la valoración por un especialista.
  • En algunos casos será recomendable la vacunación anual contra la influenza.
  • Promover hábitos higiénicos saludables como el lavado de manos.
  • Evitar el tabaco y los ambientes contaminantes.
  • Ingerir abundante líquidos para fluidificar las secreciones y que éstas sean expulsadas con más facilidad.
  • Es importante el control y tratamiento de las alergias.
  • Mantener una actividad física regular puesto que permanecer mucho tiempo en cama aumenta la congestión nasal.

0 comentarios