Infección de Vías Urinarias

Por - agosto 29, 2019

LAS INFECCIONES DE VÍAS URINARIAS (IVU)

Infección del tracto urinario en el fondo blanco vector gratuito
Infección del tracto urinario
Son trastornos causados por organismos infecciosos principalmente de origen bacteriano. Son más comunes en las mujeres hasta los 50 años de edad. A partir de esa edad su porcentaje de incidencia es casi igual en ambos sexos. 

Las IVU representan el 10% de las consultas en el área de medicina general y hasta el 30% de las consultas en el servicio de urología. 

La cistitis aguda es un tipo de infección que afecta a la vejiga urinaria, es muy prevalente en el sexo femenino y es producida por bacterias como la Escherichia coli y otro tipo de bacterias como los enterococos.

La forma más común de infección es el ascenso de las bacterias desde la uretra. En los niños las infecciones urinarias en algunas ocasiones suelen estar producidas por virus (adenovirus). 

La cistitis no complicada es poco frecuente en varones y cuando esta presente es indicativa de la presencia de cálculos infectados, inflamación de la próstata o retención de la orina.

Una de las complicaciones más importantes de las IVU no tratadas o mal controladas es la pielonefritis crónica (infección del riñón).

Causas

La bacteria Escherichia coli es la causante de mas del 90% de las infecciones no hospitalarias y el 10% restante son ocasionadas por bacterias tipo Staphylococcus.

Factores de Riesgo en Mujeres

1. Uretra corta (predisposición anatómica).

2. Mayor predisposición por las relaciones sexuales.

3. Uso de diafragma y espermicidas.

4. Retencion de la orina por vaciado incompleto.

5. Deficiencia de estrógenos  sobre todo en la menopausia.

Factores de Riesgo en Varones

Edad mayor de 50 años, presencia de fimosis, y agrandamiento de la próstata.

Factores de Riesgo por enfermedades y trastornos relacionados

Diabetes mellitus, anomalías congénitas de las vías urinarias, reflujo vesicoureteral, practicas sexuales de alto riesgo (coito anal u oro genital, pareja con alguna enfermedad de transmisión sexual), cálculos en los riñones, estrechamiento de la vía urinaria, tumores y procedimientos invasivos como endoscopia, cateterismo urinario, colocación de una sonda vesical o someterse a un procedimiento quirúrgico.

Síntomas

Las principales molestias se dan durante la micción, con presencia de disuria (dolor al orinar), urgencia para orinar y polaquiuria (orinar a cada rato), acompañado de dolor a nivel del vientre. 

Algunas mujeres pueden tener hematutia (sangre en la orina). Muy frecuentemente estas molestias aparecen después de tener relaciones sexuales.

La orina suele tener mal olor. Si la infección asciende al riñón entonces habrá fiebre alta acompañada de escalofríos, malestar general, dolor de cabeza, diarrea, náusea y vómitos, acompañado de signos de infección sistémica (sepsis).

DIAGNÓSTICO

Incluyen examen general y cultivos de orina, es importante el estudio de los parámetros de función renal (urea, creatinina), hemograma completo.

Exámenes de Imágenes

Estos incluyen ecografía renal que permite estudiar los riñones y las vías urinarias, además es de utilidad la tomografía del abdomen y la pelvis.

Tratamiento

Dentro de las medidas generales están: una adecuada hidratación mediante la ingestión de líquidos. Mantener una alimentación saludable excluyendo de la dieta sustancias irritantes. 

Fármacos

Tomando en cuenta que más del 90% de las IVU son debidas a la bacteria Escherichia coli, se recomienda iniciar el tratamiento sin esperar los resultados de los cultivos. 

Los antibióticos más utilizados para combatir a esta bacteria son la ciprofloxacina, amoxicilina, cefuroxima, fosfomicina entre otros. Las IVU bajas (cistitis) se tratan en promedio durante 3-7 días y las IVU altas (pielonefritis) durante 7-10 días.

Medidas Preventivas y Recomendaciones Generales

1. Tomar en cuenta que algunos anticonceptivos de barrera como los diafragmas pueden predisponer a las mujeres a contraer infecciones urinarias.

2. Es recomendable utilizar prendas interiores de algodón no muy apretadas y con buena ventilación.

3. No utilizar ropa interior húmeda, ya que la humedad predispone a la reaparición de cistitis.

4. Evitar la retención de orina, puesto que predispone a infecciones urinarias recurrentes.

5. Alimentación libre de sustancias irritantes.

6. Llevar una adecuada y correcta higiene íntima.

7. Orinar después de cada relación sexual.

8. Evitar en lo posible el estreñimiento, ya que la cercanía del colon con el aparato urinario puede predisponer a la infección de la orina por contigüidad.

9. Prevenir la aparición de infecciones urinarias durante el embarazo puesto que pueden ser causantes de parto prematuro.


0 comentarios