Hígado Graso

por - agosto 14, 2019

EL HÍGADO GRASO

También llamado esteatohepatitis no alcohólica es una condición médica caracterizada por la acumulación de grasa en este órgano. Es más prevalente en personas con sobrepeso y obesidad. 

Por lo general, un hígado normal debería contener poco o nada de tejido graso. La esteatohepatitis no alcohólica en sus inicios no causa lesiones en el hígado, pero puede llegar a provocar cirrosis en su etapa más avanzada.


SÍNTOMAS MAS FRECUENTES DEL HÍGADO


  • Dolor en la zona donde está situado el hígado (Cuadrante superior derecho del abdomen).
  • Heces de color blanquecinas (acolia).
  • Esteatorrea (heces con grasa).
  • Halitosis (mal aliento).
  • Coluria (orina oscura).
  • Ictericia (color amarillento de la piel y conjuntivas).
  • Picazón o prurito.
  • Hepatomegalia (agrandamiento del tamaño del hígado).
  • Fatiga o cansancio.
La presencia de grasa en el hígado puede relacionarse con problemas médicos tales como diabetes, hipertensión arterial y trastornos renales.  En personas que ya padecen diabetes existe riesgo aumentado de presentar problemas cardiovasculares. Se estima que 100.000.000 millones de personas en el mundo padecen hígado graso.


Pueden existir cuatro etapas en la evolución del hígado graso



1. Hígado graso simple.

2. Esteatohepatitis no alcohólica.

3. Fibrosis (endurecimiento del órgano) por el proceso inflamatorio.

4. Cirrosis, complicación más severa de la enfermedad.


Factores de Riesgo


  • Obesidad y sobrepeso.
  • Hipertensión arterial.
  • Niveles altos de colesterol y triglicéridos.
  • Síndrome metabólico, una entidad que engloba algunos trastornos como diabetes, obesidad, hipertensión arterial.
  • Edad mayor de 50 años principalmente para cirrosis.

SÍNTOMAS

Las molestias son mínimas o poco características generalmente al inicio del proceso, siendo más evidentes en etapas posteriores de la enfermedad, tales como cansancio, falta de apetito, fatiga, enrojecimiento de las palmas de las manos, dolor en el costado superior derecho del abdomen.

DIAGNÓSTICO

Se puede diagnosticar esta enfermedad, practicando exámenes de laboratorio e imágenes. En sangre puede haber elevación de enzimas hepáticas como ALT, GOT, GGT. La ecografía abdominal revelará la presencia de grasa y el nivel o grado de la afección (Grado I, II y III).
El diagnostico confirmatorio será por la biopsia del tejido hepático.

TRATAMIENTO

No hay un tratamiento específico o medicamentos para el hígado graso. Se requiere tratamiento y control para las enfermedades concomitantes que suelen acompañar a este padecimiento, como la diabetes, hipertensión, colesterol y triglicéridos elevados, sobrepeso.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Lo más importante es detener la progresión a la etapa de fibrosis o cirrosis que es la complicación más severa. En etapas finales se puede llegar a la insuficiencia hepática, requiriéndose de  un trasplante.

Cambios en estilo de vida y alimentación

  • Pérdida de peso.
  • Dieta saludable.
  • Actividad física moderada.
  • Dejar de fumar.









0 comentarios